Parroquia San José Obrero

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente

Cáritas parroquial

E-mail Imprimir PDF

La tarea principal de Cáritas en nuestra Parroquia es la atención de las necesidades más urgentes de las personas de nuestros barrios cuya situación es más desfavorecida.

En general el problema de la pobreza en nuestros barrios viene determinado principalmente por la falta de recursos económicos de las familias y personas que viven con sueldos y pensiones mínimas. En los últimos años se ha incrementado la atención a personas inmigrantes, principalmente de origen magrebí, así como gran número de personas de edad avanzada que viven solas, con pensiones insuficientes y que no tienen todas sus necesidades cubiertas.

Desde  Cáritas parroquial se ofrece un espacio de acogida abierta y sin discriminación en el despacho un día por semana, donde la función principal que realizamos es la escucha, el acompañamiento y la orientación hacia algunos recursos comunitarios existentes, como los servicios sociales, además de ofrecer ayudas económicas en casos concretos y precisos.

Existe una constante coordinación con los servicios sociales de base y Cáritas arciprestal, para ello se realiza mensualmente una reunión de Cáritas ínter parroquial a la que asisten algunas voluntarias.

Otra de las principales tareas que se realizan es la de administrar los vales del Banco de alimentos de Sant Boi que está centralizado y funciona con voluntarios de Cáritas arciprestal. Una vez al año se realiza la campaña de recogida de alimentos en la parroquia para distribuir en Navidad a las personas necesitadas que acuden al banco de alimentos.

La parroquia cuenta con un grupo de voluntarios que en ocasiones ofrecen una ayuda y servicio esencial y valioso. El espacio de atención en el despacho se realiza los jueves de 6 a 7 de la tarde y es atendido por 4 voluntarias.

Cáritas manifiesta su amor a los otros ayudando a las personas que lo precisan a descubrir y a desarrollar las posibilidades que tienen como seres humanos, amando preferentemente al pobre y marginado por él mismo, porque el amor recibido por Dios es un amor preferente.